Se encuentra usted aquí

El Bluff: Historia de un tiempo mejor

Un centenar de montículos se esparcen en la arena mientras sus embravecidas olas salpican suavemente a sus visitantes. Estamos en El Bluff, un lugar que recuerda tiempos mejores como nos cuenta Grace Patterson, miembro del Comité Comunitario para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastre (COCOPRED) de la zona y beneficiaria del proyecto Ciudadanía Preparada ante el Cambio Climático, que es desarrollado por Centro Humboldt en la Costa Caribe Sur de Nicaragua.

Grace es una mujer morena, delgada, con un rostro sereno, de aproximadamente cuarenta años, es profesora de Secundaria Nocturna en el colegio “Virgen del Carmen de El Bluff”, este dato se lee en la parte superior de su camisa estilo polo color turquesa que viste con una larga falda estampada y unos lentes rojos que sólo usa para leer. Es autóctona de esta comunidad.

Nos habla de manera fluida de aquella época en que los visitaban una gran cantidad de barcos pesqueros y venían personas de otras comunidades (principalmente mestizos) en busca de empleo pero hoy la historia es diferente. “Dentro de las problemáticas que enfrentamos en El Bluff la mayor es el desempleo, al no existir trabajo en la comunidad la gente debe emigrar a otros lugares y ocasiona desintegración en la familia”, explica Patterson.

La supervivencia los ha llevado a incursionar en la “quiebra de piedra”, así denominan a la extracción artesanal de piedra caliza comúnmente conocida como piedrín. Esto ha empezado a crear problemas ambientales porque las personas hacen hoyos de más de 2 metros de profundidad que en un futuro, afectaría el agua de consumo de los pobladores que es considerada una de las más salubres de la región.

“La gente está rellenando los humedales para construir sus casas… y durante la Semana Santa es un sin número de mangles que se cortan para la construcción de ranchos, no está mal que lo hagan pero no están sembrando”, afirma la miembro del COCOPRED.

La población de El Bluff ha visto retrasada su estación lluviosa en los últimos años. Patterson considera que el proyecto Ciudadanía Preparada ante el Cambio Climático “es una experiencia bonita porque estoy adquiriendo más conocimientos y esto me sirve no solamente como miembro del COCOPRED sino que también en mi hogar, qué planes debemos tener en cada casa para enfrentar y adaptarnos ante el cambio climático. Nos fortalece para preparar un plan de comunidad”.

“Por ejemplo, el año pasado se dio un incendio en la comunidad y entonces ya sabemos qué hacer, cómo apoyar a la gente”, nos comenta.

Nos confiesa que esta información la comparte con sus vecinos, sus estudiantes y su familia. “Este proyecto es de mucha importancia para la comunidad siempre y cuando nos apropiemos de el y pongamos en práctica los conocimientos que vamos adquiriendo”, expresa.

Los vientos del desempleo, la extracción descontrolada de minerales y la deforestación podrían cambiar de rumbo en El Bluff. “En lo personal espero que nuestras voces sean escuchadas y que podamos mejorar las condiciones de nuestra comunidad para no perder nuestra agua, áreas verdes y la playa mantenerla bonita para que sea realmente un centro turístico”, concluye Patterson.

Añadir nuevo comentario